Artículos

Lo grandioso de lo inusual

Definitivamente las recientes semanas en casa han sido, para muchos de nosotros, un quiebre obligado en la rutina que llevábamos día tras día. Algunos han sido más resistentes al cambio y han buscando las maneras de mantener sus quehaceres habituales sin grandes alteraciones. Aunque seguir igual es, sin duda, imposible. Para otros, ha sido una experiencia desafiante y a la vez interesante, quizás incómoda por la incertidumbre de lo que viene y por perder el control sobre los planes que se tenían previstos; pero con toda seguridad, de gran aprendizaje.  Para todos los que han elegido encontrar las oportunidades, en vez de los obstáculos y limitaciones y junto con ellos, las excusas para no avanzar; ha aparecido un cumulo de cosas positivas que recalcar.

La primera ganancia ha sido romper hábitos y rutinas para dejar de lado el “piloto automático”. Idear y explorar otros caminos para resolver cualquier asunto, por pequeño e insignificante que parezca, es utilizar nuevos surcos neuronales y provocar más conexiones en el cerebro, activar las hormonas, estimular todos los sentidos y oxigenar la mente; sólo por nombrar algunos beneficios.

Algunas otras cosas para resaltar de ese inusual momento:

  • Nos hemos acercado a familiares y amigos con quienes no teníamos conversaciones frecuentes, ya sea porque quedó atrás la vieja rutina que consumía al máximo nuestro tiempo en otras cosas o porque sentimos la necesidad de estar en mayor contacto con ellos.

  • La creatividad y la recursividad están a flor de piel. Desde la variación improvisada de recetas de cocina por la falta de cierto ingrediente que no podemos conseguir fácil y velozmente, hasta la “teleparty” con los amigos un viernes en la noche. Es evidente que muchos notamos como el pensamiento creativo, la imaginación y la innovación, se han acentuado por esta época. Con seguridad, algo raro te has inventado por estos días y lo mejor, lo has hecho realidad.

  • Valoramos el cuidado, el equilibrio y el bienestar del cuerpo, las emociones y la mente. Somos más conscientes de lo que hacemos, sentimos y pensamos, porque somos más conscientes del momento y estamos más sintonizados con el presente. Notamos con mayor facilidad que algo no anda bien y que nos conviene tomar acciones rápidamente. Si desmejoramos la alimentación, reducimos la actividad física, sufrimos de insomnio o nos enganchamos en conflictos personales o laborales, nos toma menos tiempo que antes descubrirlo y actuamos con mayor celeridad para remediarlo.

  • Aunque conocemos y repetimos sin titubear la celebre expresión: “el tiempo es un recurso limitado”, en este tipo de situaciones es cuando realmente nos damos cuenta de que no podemos agregar o quitar segundos, minutos ni horas al día, por más que quisiéramos. Así que, en nuestras manos está aprender a organizarnos y repartir las 24 horas en aquello que más nos conviene, en pro de nuestra tranquilidad y bienestar.

Si bien no estamos privados de la libertad, pues es sólo una etapa temporal, sentimos profundos deseos de estar al aire libre, en contacto con la naturaleza, escuchar los sonidos del ambiente, sentir el calor del sol y el roce del viento en nuestra piel. Extrañamos las conversaciones cara a cara, el lenguaje no verbal y hasta la multitud. Inclusive, los antojos se han vuelto pan de cada día y hasta hemos aprendido a manejar la frustración de no lograr lo que queremos en la inmediatez de antes. En pocas palabras, es evidente que, a través de los sentidos, el ser humano encuentra el balance entre lo emocional y lo racional; no hay por qué apagar un lado o el otro, ambos son fundamentales para lograr bienestar y es momento de valorar este espacio para re-conocernos, re-conectarnos con nosotros mismos y agradecer por lo que somos y tenemos.

<

María Piedad Valero
Directora y Fundadora de Aequam

6 comentarios en “Lo grandioso de lo inusual

  1. Excelente análisis, sin duda al final de esta etapa de cuarentena vamos a experimentar y poner en práctica muchas enseñanzas que nos van a convertir en mejores personas,

  2. Centrarnos en todo lo positivo q nos deja este reto para la humanidad, eso es de aplaudir. Y dejar q otros nos recuerden lo negativo. Aequam enfocado en lo positivo, artículo proactivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *