Artículos

Qué hacer para que el amor y el dinero no resulten discutiendo a diario

Tener la capacidad para manejar adecuadamente el dinero siempre será una tarea inquietante para muchos, y más aun, cuando se trata de manejarlo en pareja. Si estás pensando en casarte o convivir con alguien, vale la pena que uno de los primeros puntos en el “To Do List”, sea tener una conversación sobre la dinámica que existirá entre los dos para atender los asuntos de dinero.

Aunque no parezca ser el plan más romántico, tener una conversación abierta y honesta acerca de cómo esperan que funcione las finanzas entre los dos es vital para el éxito de la relación.

Recuerda que cada cual tiene su propio estilo para manejar el dinero, que surge de experiencias subjetivas pasadas, luego pretender cambiar a tu pareja según tu imagen y semejanza, de la noche a la mañana, es un desafío casi imposible de cumplir. Reconociendo y comprendiendo que existen diferencias, tendrán un gran chance para definir una relación financiera saludable y favorable.

Basada en situaciones reales y la evidencia de varias investigaciones, he notado que existe una serie de buenas prácticas que funcionan muy bien para el común de las parejas que quieren lograr un buen manejo de sus finanzas y lo consiguen. Algunas de ellas las comparto en con ustedes a continuación.

  1. No hay una fórmula mágica

Es necesario saber que no existe una llave maestra, una fórmula mágica ni un tesoro al final del arco iris que revele el secreto para conseguir el manejo ideal del dinero en pareja. Si les prometen la solución infalible a todos sus problemas duden, porque no todo sirve para todo el mundo. La mejor manera de encontrar el camino hacia el balance financiero es reconociendo y entendiendo los gustos y necesidades propios de la pareja. Claro, el acompañamiento de un experto en la materia siempre será una excelente opción.

  1. La distribución de obligaciones

La famosa y tradicional regla “todo por mitades” puede no resultar efectiva cuando una pareja quiere encontrar estabilidad en sus finanzas. Las cosas funcionan de mejor manera cuando la contribución de cada persona va acorde a sus posibilidades, es decir, cuando el aporte es proporcional al ingreso recibido o al nivel de gastos individual. A alguien le escuché decir que “la mejor limonada no es aquella que se prepara con la misma cantidad de limón y de azucar”.

Mientras estés dispuesto y comprometido, en un entorno agradable y con intenciones genuinas, toda negociación siempre saldrá bien.

  1. Pequeños secretos “costosos”

La lista de los peores secretos sobre dinero la encabezan los endeudamientos a escondidas que están a punto de salirse o ya se salieron de control. No importa si se trata de una deuda contraída antes de la unión de la pareja o posterior a la misma; lo que mina la confianza y el ánimo,  más que la falta de honestidad, es tener que afrontar una situación económica y financiera difícil sorpresivamente. Si de la nada hay un grave problema de liquidez, un embargo o hasta la pérdida de capital, definitivamente será un altibajo que puede afectar la estabilidad de la pareja.

  1. Muy visionarios, poco realistas

Si tanto el uno como el otro suelen vivir “en las nubes” y sueñan con metas grandiosas ¡Maravilloso!, pero mientras no pongan los pies en la tierra para aterrizar las ideas y concretar planes, todo se quedará como un cuento de hadas. La ideación por supuesto es un punto fundamental para emprender cualquier proyecto; pero también resulta necesario planear los recursos que se necesitan en cuanto a tiempo, dinero y capacidad. Lograr armar un buen presupuesto, medir la capacidad de generación de ingresos, programar metas de ahorro y de inversión, e incluso, medirse en los gastos del día a día son esenciales para el logro de los objetivos conjuntos de corto, mediano y largo plazo.

  1. Tener objetivos de vida diferentes

Si ambos no visualizan el futuro de la pareja de una forma  similar, inevitablemente esa unión va a verse perjudicada en algún momento. El corazón está en donde se fijen las prioridades. Cuando hay divergencias en los objetivos de vida, ni siquiera la pareja de mayor prosperidad económica logrará permanecer unida.

  1. El dinero es el eje central

Es bueno que la pareja aprenda a divertirse sin mucho dinero. Enfocarse en invitaciones a cenar en los mejores restaurantes, regalos costosos, viajes exóticos, y en si un nivel de vida muy elevando,  terminan distorsionando el motivo por el cual las parejas están juntas: es por amor, por necesidad o por conveniencia.

Dedicar más tiempo a planear las finanzas con tu pareja te puede hacer sentir que estas haciendo lo mejor por el bienestar y solidez de tu relación. Y a medida que aprendas sobre pautas para manejar el dinero, te darás cuenta de lo simples que son y lo conveniente que resulta ponerlas en práctica lo antes posible.

María Piedad Valero
Directora

Para conocer más pautas y recomendaciones sobre economía familiar, te invitamos a que visites nuestro Blog.

Síguenos en Instagram y Facebook.

3 comentarios en “Qué hacer para que el amor y el dinero no resulten discutiendo a diario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *