Artículos

Cómo empezar a resolver los conflictos financieros personales

Para muchos, los asuntos financieros y el manejo óptimo de su dinero son un factor de conflicto al que se enfrentan a diario.

No se trata de ausencia de habilidades y destrezas que permitan llevar un adecuado manejo de las finanzas personales, tiene que ver mucho más con falta de conocimiento y hábitos inadecuados.

Sin embargo, nunca es ni muy tarde  ni muy temprano para empezar a realizar cambios favorables en nuestra vida.  Conocer la dinámica que llevan nuestros ingresos y gastos, planear el presupuesto, tener deudas sanas, realizar compras inteligentes, definir metas financieras claras, retadoras y alcanzables que permitan obtener fuentes adicionales de ingreso, tener una reserva para imprevistos, realizar ese viaje deseado, ir a estudiar, desarrollar un emprendimiento, tener vivienda propia, poner a trabajar el dinero, o incluso reconciliarse con el dinero siempre es posible.

Y la pregunta es: ¿ Y cómo empiezo a ajustar esos hábitos y rutinas?

Lo primero que debemos saber es que no existe una fórmula mágica ni un patrón universal que se ajuste a las necesidades de cada uno y resuelva al instante y completamente todo aquello que no nos está permitiendo avanzar en el sentido de dirección de nuestro objetivo. No se trata de seguir al pie de la letra una receta minuciosa.

El paso a seguir es definir el punto de partida correcto. Es decir, no podemos cambiar nuestras rutinas sin antes, comprender las causas de fondo que nos llevan a comportarnos de una u otra manera en lo referente al dinero y nuestra situación financiera. Por esto, el punto de partida debe ser la revisión de la relación emocional y sentimental que tenemos con el dinero.

Esta es una relación que funciona como cualquier otra relación en tu vida; si te inspira sentimientos positivos y despierta en ti sensaciones agradables, entonces será una relación constructiva, armoniosa y te alegrará la vida.  Y por ende, el dinero se convertirá en tu aliado y el patrocinador principal de tus sueños y deseos. Si, por el contrario, el dinero lo asocias con situaciones y aspectos negativos que pasan en tu vida, te quita la tranquilidad y te irrita, solo encontrarás en él a un enemigo que te limitará constantemente y no conseguirás nunca hacer que las cosas pasen.

Muchos de los inconvenientes en esa relación se deben a trampas mentales; cosas que nos decimos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea y que simplemente nos cierra toda posibilidad de éxito y prosperidad. Como por ejemplo: “Si ya he fracasado una y mil veces, para que lo sigo intentando, nada cambiará”.

Así que, antes de cambiar tus actividades diarias en pro de un manejo impecable de tu situación financiera, descubre por ti mismo que debes cambiar en lo que piensas, sientes, dices y haces con respecto al dinero.  Recuerda, nunca es demasiado pronto o muy tarde para hacer las pases con el dinero.

 

Maria Piedad Valero O.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *